Hablemos

Hablemos

Ingresa tus datos para ponernos en contacto contigo

    Post plebiscito y sus efectos en la economía

    Post plebiscito y sus efectos en la economía

    Publicado en: el 28 octubre, 2020

    El plebiscito de este 25 de octubre, donde se impuso la opción apruebo con un 78.27%, dejando al rechazo con un 21,73% para construir una nueva constitución, presenta una serie de escenarios, que para mucho marcará indudablemente la historia y la economía nacional.

    ¿Cuánto afecta al desempeño económico de un país, una nueva constitución y un proceso constituyente? Hay quienes creen que traen un nivel de incertidumbre difícil de tolerar, otros plantean que no abordar un proceso constituyente en un periodo de crisis tan importante como el que estamos viviendo sería dejar la inestabilidad hacia el futuro. 

    Es una pregunta que expertos se han hecho desde el 2015. Cuando se instaló la idea de una nueva constitución, durante el segundo Gobierno de la Presidenta Michel Bachelet. Pero hoy el escenario es diferente, el estallido social, que ya cumplió un año, y la pandemia que no sabemos cómo se seguirá comportando, trae grandes variables para una realidad incierta a futuro, que va a incidir en los índices económicos. 

    El problema para algunos, es la percepción de que un cambio constituyente va atacar los fundamentos y pilares básicos de la economía de mercado que promovió el modelo de desarrollo económico en Chile. La idea que se puede discutir el derechos de propiedad, que se van a incorporar derechos sociales que no se sabe cómo van afectar el presupuesto. Además del temor de cómo verán a Chile desde el escenario económico internacional. Nemo Castelli, Director de Integral Chile nos cuenta “un proceso constituyente ordenado, sería una señal positiva que podría incentivar el retorno de inversiones e incrementar las actividades de intercambio”, evitando lo que muchos creen puede ser cataclismo económico.

     

    Proyecciones de expertos

    Desde el Gobierno, el Ministro de Hacienda Ignacio Briones, reconoce que el plebiscito genera incertidumbre, pero más adelante debiera ser visto como foco de tranquilidad y certezas.

    Semanas antes del plebiscito el alza de dólar se hacía cada día más evidente, acercándose a los $800. Sin embargo, con los resultados del domingo se frenó el aumento, y cerró con mínimo que hace cinco semanas no se veía, registrando $779.

     “El plebiscito y todo el proceso posterior, independientemente de los resultados, generan incertidumbre e inestabilidad, que influyen negativamente en la actividad económica del país, especialmente en el crecimiento y la inversión, con su natural efecto en el empleo y en la disponibilidad de recursos del Estado para satisfacer los requerimientos sociales”, cuenta Nemo Castelli, quien además agrega “Se debe considerar que hay un efecto positivo, al avanzar en un proceso cierto, lo que debería disminuir el desorden social, y permitir generar una etapa de transición de 2 a 3 años”

     

    Los próximos dos años una importante cuota de incertidumbre e inestabilidad se harán presentes en el país, pensando además en la futuras elecciones, que algunos expertos prevén afectará negativamente a la recuperación económica post pandemia. Pero tal como Castelli destaca “si el proceso es ordenado y con nivel de conflictividad controlado, se podría proyectar una recuperación y crecimiento progresivo”

     

    Convención constituyente

    El camino hacia una nueva Constitución se hará  mediante una Convención Constituyente, electa con un 78,99% contra 21,01% para la Convención Mixta. Instrumento integrado en su totalidad por ciudadanos democráticamente elegidos, con una histórica paridad a nivel mundial entre hombres y mujeres.

    “Todo proceso constituyente genera incertidumbre y un grado no menor de inestabilidad a la economía”, cuenta Nemo Castelli, pero aún faltan varios meses para la elección de los miembros de la Convención Constituyente, parte fundamental del proceso, que podrían o no afectar a la economía nacional.

     

    “Lo que es fundamental señalar, es que si el proceso constituyente se desarrolla en un ambiente positivo para lograr acuerdos, de abordar exclusivamente los temas que corresponden y disminuye sustancialmente la confrontación y la violencia social, se generaría un ambiente muy positivo para la economía, y seguramente mejorarán todos los indicadores de confianza e incertidumbre que se debería traducir en mayor inversión y crecimiento”, agrega Nemo Castelli.

     

    Con miradas al extranjero, mucho se ha hablado de la visión que se tiene de Chile en el mercado internacional. Miedo de que inversores salgan del país o que se cancelen contratos por la inestabilidad. Sin embargo, Castelli destaca “Hasta ahora en su inicio, el proceso constituyente tiene una visión positiva del extranjero con un plebiscito incuestionable y a futuro seguramente cuál sea la actitud positiva o negativa de los actores políticos y miembros de la Convención, van a marcar la imagen de Chile en el extranjero.”

     

    Ejemplos internacionales

    Son varios los ejemplos de países en todo el mundo que se han visto enfrentados a un proceso constituyente. En Latinoamérica se han vivenciado experiencias más o menos exitosas, como el caso de Colombia 1991, Ecuador en 2008 y Venezuela en 1999. Procesos recordados por muchos, especialmente el de Venezuela, que trajo terribles consecuencias económicas que hasta el día de hoy tiene efectos negativos, llegando a un histórico 96% de pobreza, según los datos entregados por la última Encuesta de Condiciones de Vida Venezolana (Encovi).

    Sin embargo hay otros casos a mencionar como Suiza 2000 y Finlandia en 2011, procesos que se realizaron a través de una legislatura constituyente, con elección referendo y sin impacto económico a destacar. Proceso en el cual el país del norte ha sido reconocido como el más innovador y participativo, donde se amplió la carta de derechos, e incorporó tratados internacionales, sin polarización.

     

    ¿Cómo enfrentar este periodo de incertidumbre desde la empresa?

    “Las empresas deben ser muy realistas de su actual situación económica, disponer de información real, confiable y actualizada, efectuar una lectura correcta de su posición en el mercado,  revisar sus planes de negocios y rentabilidad de su negocio, y esencialmente disponer de una estructura de financiamiento compatible con los resultados de la empresa” cuenta Nemo Castelli, como recomendación al mundo empresarial, que ha sido tan afectado durante los últimos meses, registrándose más de 500 liquidaciones de compañías durante este año.

     “En la operación es básico implementar planes de mejora continua, que reduzcan costos y un control absoluto de los gastos fijos y de administración. Además es conveniente estudiar con mucho cuidado el momento adecuado para efectuar las inversiones y un control riguroso de los pasivos.”


    Abrir chat
    💬 ¿Necesitas ayuda?
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?